Vázquez supervisa la conclusión de las obras del Camino Real

­La Conselleira de Infraestructuras y Vivienda, Ethel Vázquez Mourelle, y el delegado territorial de la Xunta en A Coruña, Ovidio Rodeiro, estuvieron en el ayuntamiento de Oza-Cesuras, en las que contaron con la asistencia del alcalde Pablo González, para revisar las diferentes actuaciones que se han terminado en dicha localidad.Principalmente, supervisaron la terminación de las obras de mejora del Camino Real, en las que el gobierno gallego invirtió cerca de 620.000 euros.

Mejora de comunicaciones
Para Vázquez Mourelle, “se trata de una actuación con una gran importancia estratégica para los vecinos de este municipio, porque además de incrementar la seguridad, refuerza las comunicaciones internas entre los núcleos de Cesuras y Oza de los Ríos”.
 Concretó que también incide en una mejor conexión con los municipios próximos, al finalizar el enlace con la carretera que va a Betanzos y hasta el ayuntamiento de Agolada.
 Las obras consistieron en la ampliación de la vía a lo largo de 3,5Km con el objetivo de favorecer la circulación de vehículos y de peatones.  Asimismo  se convirtió en una carretera más segura al ensanchar la calzada hasta los 7 metros, lo que permitió la señalización de los dos carriles de circulación.

Seguridad para peatones
También se ha construido una senda peatonal de metro y medio de ancho por uno de los márgenes del camino, separada con balizas para reforzar la seguridad de los peatones, y se rehabilitó el firme para hacer la vía más cómoda y segura para todos los usuarios.
La conselleira remarcó que está previsto que durante este año se construyan aceras en un tramo de unos 400 metros de la carretera AC-840, en el entorno de Parada.  Además en esta misma carretera, en el marco del Plan de Refuerzo de Firmes de la Xunta, está redactado y en fase de supervisión el proyecto para la mejora del firme, cuyas obras se licitaran este año con un presupuesto de 390.000 euros.

Velocidad excesiva
Además, la responsable de infraestructuras informó en la reunión que atendiendo a la solicitud de los vecinos de Barranca, la Xunta ha solicitado a la Dirección General de Tráfico la instalación de un radar de velocidad en la zona.