Explicación municipal de la respuesta de Fomento sobre la N-VI

­El ayuntamiento celebró en el centro social de Guísamo un encuentro informativo con los vecinos para explicar del resultado de la reunión que mantuvieron con el Ministerio de Fomento para pedir medidas de seguridad en todo el tramo de la Nacional VI. La cita congregó a una veintena de personas, principalmente residentes en Guísamo, y estuvo presidida por la alcaldesa, Alejandra Pérez, y el primer teniente de alcalde y responsable de Infraestructuras, Juan Fariña. También acudieron el concejal de Obras, Javier Santos, el de Servicios, Eloy Babío, y la de Cultura, Patricia Vázquez.
La regidora informó a los vecinos de los dos proyectos que hoy en día el Ministerio tiene en redacción. El primero consistirá en la construcción de una rotonda en la intersección de la N-VI con el cruce de la carretera de Ferrol. Seguirá el concepto de turborrotonda con el objeto de agilizar la circulación en el punto. Requerirá en principio una expropiación mínima y Fomento calcula que lo sacará a exposición pública en el primer semestre de este año. En ese momento, el ayuntamiento podrá efectuar las propuestas para que el proyecto de seguridad se extienda también al centro de Guísamo. El gobierno local reclamó medidas para garantizar la seguridad de los peatones y evitar accidentes como el ocurrido en noviembre.
Según señaló la alcaldesa, se barajaría un modelo parecido al realizado en Iñás, en la misma vía, con dos rotondas, una a la entrada del núcleo y otra a la salida, sobre la que pivotaría la circulación. Fariña avanzó que pedirá que esta idea lleve aparejada una ampliación de los arcenes y aceras para incrementar el carácter urbano de Guísamo y “dar maiores posibilidades aos negocios”.
Otra opción que se barajaría sería la instalación de más semáforos, especialmente en el cruce con la carretera que va a Cambre.

Medidas provisionales
En cualquier caso, dado que Fomento aún no tiene el proyecto y los plazos necesarios de la tramitación de la obra, el ayuntamiento reclamó actuaciones provisionales que mejoren la seguridad mientras no se hace ese proyecto de mayor calado.
 El Ministerio de Fomento, se comprometió a mirar el refuerzo de la señalización, con un semáforo y señales con iluminación LED que aseguren el paso de cebra, y un repintado de la señalización horizontal, algo que es también muy necesario.
En este paquete de medidas también se sopesa la instalación de un radar. Algunos de los vecinos presentes en la reunión secundarían este aumento de la vigilancia al manifestar que están convencidos que forzaría a los conductores a ir más despacio. Fomento ya trató esta posibilidad con la Dirección General de Tráfico. Los técnicos explicaron que, en el tramo de Oleiros, el radar colocado en la curva de Biona está logrando reducir la velocidad de los vehículos y con aceptación de los residentes.

Problemas con las bandas rugosas que se han instalado
Uno de los vecinos asistentes expresó las molestias que le causan las bandas rugosas instaladas recientemente por Fomento en la N-VI. Cuando pasa tráfico pesado hace retumbar las viviendas pegadas a la vía, causando problemas para el descanso.La alcaldesa señaló que esa cuestión también se la trasladó a Fomento en la reunión con objeto de que analicen alternativas.

 Zona de Cortiñán
El otro proyecto que el Estado redacta es para la zona de Cortiñán. Consistirá en la creación de dos rotondas, una al principio, en Cardelle, y otra al final del tramo junto al hotel, y la supresión de los actuales carriles de servicio, dado que no funcionan como estaba previsto para el uso residencial.

Tags: