Ximnasia Tempo: “Las niñas viven la gimnasia como parte de su vida”

Desde la profesionalización del club, en el año 2000, el Ximnasio Tempo no ha dejado de crecer y cuenta en la actualidad con 180 niñas y niños que entrenan en   Inef, en el IES Masculino de A Coruña, en el pabellón de Os Rosales y en el nuevo gimnasio que el club ha abierto en Arteixo, donde ha instalado su sede.De la mano de Zeltia García Ben, la directora del club, el Tempo trabaja día a día por hacer de la gimnasia un deporte más conocido y donde muchas niñas y niños puedan encontrar el deporte en el que sentirse cómodos y contentos porque, puntualiza la directora, aquí no todo es competición.
Precisamente para atender toda la demanda, no caer en grupos masificados y poder entrenar todo el tiempo que necesiten, el Ximnasia Tempo abrió las instalaciones de Arteixo. Si bien la apuesta es arriesgada, como reconoce la directora del club, “después de años llamando a muchas puertas sin recibir respuesta, a pesar de ser uno de los clubs de gimnasia artística más laureados a nivel nacional, o nos liábamos la manta a la cabeza o no podíamos seguir adelante con nuestra profesión, que es lo que nos gusta. Somos un equipo que funciona porque hay un buen equipo de trabajo detrás”, explica Zeltia García que incide en la importancia de la formación que el equipo técnico realiza constantemente.

Objetivo: disfrutar de la gimnasia
“Lo más importante es que los niños vengan contentos a practicar el deporte, independientemente del nivel y de si compiten o no”, explica Zeltia que sostiene que esta es la filosofía del Ximnasia Tempo.
 “A las niñas les encanta venir a entrenar y viven la gimnasia como parte de su vida. Ya no solo se persiguen objetivos técnicos sino que las niñas sean un ejemplo de superación y de respeto”, sentencia la directora del club que a lo máximo que aspira es que sus alumnas guarden, el día de mañana, un buen recuerdo de ella.
Un club que ha llegado a un nivel alto dentro de la gimnasia a nivel nacional y en donde se trabaja día a día para que las gimnastas vayan lo mejor preparadas posibles y con una confianza plena en sus ejercicios.
 Un éxito que ha llegado, apunta García, gracias al trabajo de los técnicos y al compromiso de las gimnastas y sus padres, permitiendo cerrar un 2016 con 13 medallas en el Campeonato de España.
 A nivel competitivo, el club pretenden conseguir el mayor número de medallas posibles con algunas gimnastas y, con otras, subir de nivel “hacer una competición digna y que ellas estén orgullosas del trabajo que han hecho”, explica la directora del club y juez internacional de gimnasia, que avanza que intentarán sacar este año en nivel 6 a Rocío Amor y Paula López.
Desde el Ximnasio Tempo invitan a todas las niñas y niños a probar y conocer la gimnasia  “que es conocida cada cuatro años. Ahora se conoce más que cuando yo era pequeña pero aún ahora no saben cuál es la rítmica y la artística” apunta García, que destaca los beneficios de coordinación, psicomotricidad, concentración y disciplina que aporta la gimnasia, un deporte, dice, de los más completos que hay.
Rocío Amor, Paula López, María Míguez, Noelia Bacariza o Nadia, son un ejemplo de que el Ximnasio Tempo está por el buen camino sacando adelante nombres propios dentro de la gimnasia española.

Los niños dan el salto a la competición
Si bien el 80% del club son niñas, el equipo masculino se creó hace unos años para dar cabida, sobre todo, a los hermanos de gimnastas que ya venían al club.Empezaron, explica Zeltia, practicando en los aparatos de las niñas que son totalmente diferentes y con el tiempo, y la llegada del entrenador Francisco Calderón, los 20 niños del equipo masculino dan el salto a la competición este año.

 El futuro pasa por la profesionalización
El club Ximnasia Tempo nació en A Coruña, en 1998, de la mano de un grupo de padres que querían que sus hijas, entre ellas Zeltia, siguiesen progresando en la gimnasia y pudiesen competir a nivel nacional, algo que no se planteaban en el club en el que entrenaban. Desde entonces hasta ahora han pasado muchas cosas.
Tras el bajón sufrido por la gimnasia gallega a principio de los años 2000, el club decide dar el salto hacia su profesionalización con un equipo técnico de gimnasia artística capitaneado por Zeltia García Ben, con David Carrillo, Alfonso García y Laura Rega.
 Posteriormente, el equipo técnico se fue ampliando con Sara Rey e Ivana Franco —antiguas gimnastas del Tempo— y el último en llegar fue Francisco Calderón, que se encarga de entrenar al equipo masculino.
En la sección de rítmica, los entrenamientos los dirigen Pablo Silva y Yolanda Bermúdez.
Esa profesionalización sumada a la aparición de talentos como el de María Míguez —Campeona de España en 2008— impulsó la gimnasia y dió comienzo a una etapa de éxitos para el club y también para la gimnasia gallega. “María marcó un punto de inflexión. Todas querían parecerse a ella, por eso a partir de ahí se fue subiendo el nivel no solo en nuestro club sino en Galicia”, señala Zeltia, que recuerda que venían de una etapa en la que, tras la bandera de Galicia, en los campeonatos nacionales, solo salía María Míguez del Tempo y Melania, de Pontevedra.

Ximnasio Tempo, una gran familia
El Tempo es como una gran familia para sus gimnastas y en la sede de Arteixo, mientras unas entrenan, otras estudian o hacen deberes mientras esperan su clase.Pero no todo es gimnasia en Tempo, ya que con esa pretensión de que el club sea como una familia para sus gimnastas, a lo largo del año se organizan actividades como la visita a la pista de hielo, al Aquapark o un campamento de Navidad que ha sido todo un éxito.
 De cara al verano se trabaja ya en otro campamento porque, tal y como explica la directora, queremos que nuestras niñas y niños sientan el club como suyo y que cuando dejen la gimnasia sigan vinculados al Club Ximnasia Tempo.

Tags: