Quintela pide al gobierno más seguridad en el municipio tras sufrir varios robos

En los últimos meses varios robos ha tenido lugar en el ayuntamiento y continuamente el alcalde está solicitando a las autoridades que aumenten la presencia de las fuerzas de seguridad en el municipio.
El ayuntamiento de Coirós denunció ante la Guardia Civil de Betanzos el robo de 9 tapas de registros en el lugar de Pedrapartida, en las inmediaciones del parque industrial de la localidad. Los operarios del servicio de obras descubrieron la substracción de estos elementos, de hierro fundido.
 Estas tapas cubren los registros de canalizaciones de agua potable, saneamiento y suministro eléctrico. Se da la circunstancia de que en el mes de enero el ayuntamiento también denunció el robo de otras dos tapas de la red de agua potable situadas en la entrada de la piscina municipal, en el lugar de A Cortella.
 Según una estimación inicial, solo la reposición de las tapas supondrá el desembolso de más de 500 euros por parte del municipio.
 En estos momentos se está procediendo a reparar los daños y desde el ayuntamiento se advierte que además de las pérdidas económicas producidas, la falta de las tapaderas pueden generar riesgo de accidentes para peatones y vehículos. En su mayor parte los registros están en aceras y zonas de rodadura de los viales.

Opinión del alcalde
En este sentido, el alcalde de Coirós, Francisco Quintela, expresó su malestar e instó a la Delegación del Gobierno en Galicia a incrementar de una forma notable la presencia de los cuerpos y fuerzas de seguridad en el municipio. Quintela insistió en que "la principal obligación del Estado para con los ciudadanos es la de garantizar su seguridad y la de sus bienes y en Coirós en menos de dos semanas se ha repetido el mismo tipo de robo". Quintela añadió que "desde el ayuntamiento trabajamos para dar servicios de calidad a los vecinos, es nuestra obligación, en cuanto a la seguridad cada institución responsable tendrá que actuar de igual manera".

Otro robo en Pedrapartida
También se han producido nuevos daños en el alumbrado público de la urbanización de Pedrapartida. Se trata de la instalación de farolas que iluminan el acceso a las 16 viviendas situadas detrás del centro de salud de Figueiras, a escasos metros de la N-VI.
 El servicio de obras municipal comprobó que los cables de suministro eléctrico habían sido cortados en cada uno de los báculos, dejando sin luz pública a toda la zona.
 Presumiblemente los autores seccionaron las conducciones eléctricas para poder retirar la totalidad del cable entre farola y farola, acción que no llegaron a realizar. El sabotaje pudo haber tenido consecuencias graves para las personas, ya que  además de cortar el cableado, los responsables retiraron las tapas de las conexiones eléctricas y dejaron la instalación al descubierto, con el consiguiente riesgo de descarga eléctrica.
En este sentido, Quintela, nuevamente insistió en la imperiosa necesidad del incremento de la presencia de los cuerpos y fuerzas de seguridad, afirma “no puede ser que los vecinos paguen impuestos como ciudadanos de primera y un derecho fundamental como es el de la seguridad  sea deficiente. "Una situación que ni los vecinos de Coirós ni su alcalde están dispuestos a tolerar" sentenció el alcalde.

Tags: