Alternativa se adelanta a los carnavales

­Alternativa dos Veciños lleva 38 años controlando el ayuntamiento oleirense y cada año se repiten los mismos debates y críticas cuando llega la hora de votar los presupuestos anuales.
 En los plenos que se van sucediendo en la Casa Charry lo único que transcurre es el tiempo, pues casi con exclusividad lo que va cambiando es que cada día Ángel Seoane es más mayor y la oposición se va tornando más joven, pero la existencia de un gobierno más participativo parece que no va a llegar nunca.
Por lo demás las réplicas entre la mayoría del consistorio y la oposición se siguen basando en lo mismo: “que el alcalde hace lo que le da la gana sin contar para nada con nosotros” asegura la oposición al completo.

Espectáculo en Perillo 
El día después del pleno, y convocados los medios de comunicación por igual de ambos actos, del pleno extraordinario y de que venía el presidente a visitar el crítico cruce del Sol y Mar, quién en realidad apareció fue una persona vestida de torero con una careta de Rajoy al más puro estilo carnavalesco. El disfrazado estuvo acompañado en el recorrido por el alcalde y los concejales de Alternativa dos Veciños, y por unos 20 vecinos del barrio. El acto consistió en unos 15 minutos de risas y guasa por parte de los vecinos y de los representantes municipales, mientras el torero con capote al más puro estilo de las películas española de los años 70, cruzaba la N-VI.
 Esta escenificación para algunas de las personas que no son adeptas a la política de Alternativa de Oleiros les pareció “una forma más de llamar la atención”.

Resumen del pleno municipal
Por otro lado, durante el pleno al tratar la cuestión de los presupuestos, de lo que más se quejaron los grupos de la oposición fue por lo tarde que el ayuntamiento los había presentado, a lo que en la réplica Ángel Seoane aseguró que se debía a que el funcionario que tienen específico para hacerlos había estado enfermo.
Como argumento el concejal del BNG de Oleiros, Fran Rei, afirmó que “en el 2015 se presentaron el 9 de diciembre y en esta ocasión hemos tenido que esperar hasta el 9 de febrero del 2017”. Asegura que tenían que haber asistido cuando el alcalde le presentó los presupuestos al tejido asociativo y critica que “el gobierno municipal se conforma con ir al ralentí, ya tiene una inercia adquirida con el paso de los años, y las cuentas son las mismas en muchos casos que en los presupuestos de otros años, optan por hacer un corta y pega”. Como tema recurrente de toda la oposición Fran Rei lamentó “la falta de diálogo y como no cuentan ellos. Podría tener el apoyo unánime y el respaldo de toda la corporación, y por no contar con nosotros, sólo tiene el apoyo en mayoría del grupo de gobierno en solitario”.
Por otro lado la portavoz del PP, Tristana Moraleja, criticó que “los presupuestos estaban mal hechos por la forma, refiriéndose al plazo de tiempo, y por el fondo. Acusó a “los concejales de tener dedicación exclusiva y que trabajaban muy poco, pues no habían podido presentar los presupuestos antes”. Moraleja aseguró que el alcalde “desprecia a la oposición pues habla con todo el mundo menos con ellos”. Además, añadió “carecemos de toda la información que precisamos y los presupuestos que han presentado son irreales basados en unos ingresos subestimados”. Afirmó que, “por ejemplo, hay una partida de 900.000 euros destinada a la pavimentación de viales y caminos, de los cuales realmente el ayuntamiento sólo paga un 12,1% lo que significa una cantidad de 113.000 euros”. La portavoz del PP apuntó que el gran olvidado del gobierno municipal era el comercio local, y que le llamaba la atención “que se gasten 3 veces más en el autobombo propagandístico que en la promoción del turismo y del comercio de la localidad”. Ángel Seoane cuando tuvo la opción de replica le preguntó a la concejala del PP “si se refería al turismo de pandereta que hacen en Sanxenxo”, dijo “nosotros hacemos turismo de clase y con la de visitantes que vienen sólo a ver la escultura del Che que es famosa en todo el mundo, lo hacemos muy bien”.
 Por su parte el portavoz del PSOE, Jorge Pérez Méndez, afirmó que los presupuestos eran “poco creíbles, con un carácter pretencioso, insolidario e injusto, y que no había grandes cambios con los del año pasado”. Aseguró que “el importe destinado para los comedores escolares, que ascendía a 31.400 euros, era miserable comparado con lo que gastan en paneles luminosos, publicidad y en dar bombo al gobierno local”. También afirmó que estaban inflados y apuntó varios ejemplos en los que según el PSOE, que coincidían a su vez con el PP, en los importes reales habían existido grandes desviaciones. Uno de los numeroso ejemplos que utilizó fue que en el 2016 habían estipulado una venta de solares municipales que alcanzarían los 278.318 euros y que se había producido una desviación del 100%. O como en la partida de 500.000 euros destinada a instalaciones y obras, existía una desviación de 163.000 euros, lo que significaba el 35% de su importe, hecho que se dio igual en los presupuestos del 2015.
Jorge Pérez Méndez acusó a Alternativa de que “aunque predica contra las grandes multinacionales, a la hora de la verdad este gobierno no se atreve con los poderosos, pues no le habían cobrado nada ni a Fenosa, ni a Repsol”. Quizá ésta fue la crítica por parte del PSOE que más le irritó a Ángel Seoane, pues cuando tuvo la opción de contestar afirmó categóricamente, “el único poderoso que hay es el gobierno municipal, porque no se doblega ni ante Dios, no hay puertas giratorias, aquí se cobra hasta por el aire que respiran”, refiriéndose a Fenosa y Repsol.
Cuando le tocó el turno de palabra al alcalde oleirense, podemos afirmar que llegó el momento más circense, pues como declaró Seoane “no convirtamos esto en un circo”, y finalmente cerró los micrófonos a los portavoces de los tres partidos. En su respuesta a las quejas de la oposición centradas en datos económicos básicamente no hizo referencia a estas críticas. Por un lado, al contestar a las protestas de Tristana Moraleja realizó un ataque directo al gobierno nacional del PP al afirmar “que los presupuestos están ajustados al plazo que marcan las leyes porque no se deben aprobar hasta que no se aprueben los del Estado”, y cuando más contradicción demostró fue cuando Moraleja le acusó de haberse subido el sueldo y de ser de los alcaldes que más cobra de Galicia, “menos mal que hay un tope” argumentó; a lo que el alcalde respondió, con un ataque personal a la portavoz del PP, “que seguro que ella ganaba más como diputada nacional” y reiteradamente le preguntó cuál era su sueldo.
 A la hora de rebatir al PSOE sólo se defendió contra las acusaciones de doblegarse ante los poderosos y añadió, únicamente, sin ninguna explicación de las cuentas, “que los presupuestos no estaban inflados, ni había nada desviado”, a pesar de que  Jorge Pérez Méndez ofreció numerosos ejemplos de partidas en las que esto ocurría en el actual, y de cómo había sucedido en los presupuestos de años anteriores.

Opiniones de la oposicióntras ambos acontecimientos
Las declaraciones del PP califican lo que ocurrió en la N-VI “como una vergüenza”, afirman que “el alcalde en vez de utilizar las vias de diálogo y negociación con la administración estatal, para llegar a un acuerdo que sirva para solucionar el problema que existe en la N-VI, monta el carnaval en Oleiros y encima, a costa de todos los vecinos”, apuntan.
El nacionalista Fran Rei al dar su opinión sobre el pleno asegura que “con los pocos medios que tenemos y con el poco tiempo que nos dio, no es fácil analizar los presupuestos, y si no hay novedades, es más de los mismo de otros años. El alcalde no tiene voluntad de aceptar propuestas para mejorar, nos gustaría que tuviera más sensibilidad democrática”. Sobre la actuación del Sol y Mar añadió “que es una reivindicación vecinal y se la ha apropiado. Ha utilizado partidísticamente las reivindicaciones de todos los vecinos”.
Finalmente, que el gobierno local hay hecho coincidir en la misma semana el pleno y la actuación del torero en el cruce del Sol y Mar, hace una vez más sentir que la política del ayuntamiento oleirense sea percibida por los vecinos como un política de la  España de “fiesta y pandereta”.

Tags: