Lis Rojo: “El cáncer te hace más fuerte, más dura pero también más sensible”

­El pasado 4 de febrero se celebró el Día Mundial contra el Cáncer, y para conocer más esta enfermedad, hemos hablado con Lis Rojo, una vecina de O Burgo que ha vivido un cáncer y sigue con sus revisiones anuales, y con José María Freire, psicólogo de Ecos do Sur y del grupo de apoyo que se desarrolla en Culleredo.
 Aunque es una enfermedad cada vez más normalizada, Freire asegura, que se sigue silenciando en muchos casos. “En medicina se ha avanzado muchísimo. Lo que antes era letal ahora ha ampliado las expectativas y la calidad de vida de las personas, pero el cáncer sigue siendo una enfermedad virulenta, terrible y letal”, señala el psicólogo del grupo de apoyo de Culleredo que no quita gravedad a la enfermedad.
 De eso habla también Lis, que critica la banalización que del cáncer se ha hecho por parte de algunos famosos. “Que digan que a los tres meses están curadas es un engañabobos. De un cáncer no se está curada en tres meses”, señala al tiempo que resalta la figura de Bimba Bosé a la que considera un buen ejemplo a seguir. “Ella siguió con su vida normal. Esa chica lo tomó como hay que tomarlo. Ella tuvo mala suerte, pero es lo que hay”, concluye.

“Es un palo, un mazazo”
“El cáncer es un palo, un mazazo, en principio. No estamos habituados a oir la palabra cáncer”, explica Lis, que puntualiza que “escuchar la palabra cáncer no quiere decir que te vayas a morir mañana. Hay enfermedades mucho más graves que un cáncer”, apunta.
Fuerte, positiva y echada para adelante, Lis siempre estuvo  convencida que, por sus antecedentes familiares, era una enfermedad que iba a llegar.  Y le llegó hace 14 años. La miró de frente y salió adelante. “El cáncer te hace fuerte, más dura pero también más sensible”, explica esta vecina de O Burgo que sigue sintiendo miedo ante cada revisión.El psicólogo José María Freire asegura que todos los procesos de enfermedad se viven de una forma individual, pero coincide con Lis en que “los seres humanos salen de los procesos traumáticos mejor, más fuertes, con una perspectiva más valiosa de la vida. Nos hace mejores”, señala.
  Freire hace hincapié en la importancia de como se gestione la enfermedad y rechaza el término de “luchar contra el cáncer”, convencido que cada persona ya afronta la situación lo mejor que puede. “Hay personas que tienen mecanismos de afrontamiento más apropiados y otros menos apropiados. Por eso, un enfermo de cáncer no lo hace bien ni lo hace mal. No es cuestión de luchar. Hay que entender que hay factores de resistencia que pueden hacer que lleves mejor o peor el proceso”, señala este psicólogo que asegura que ocultar la enfermedad no es la mejor opción.

Un tabú a superar
Si bien es cierto que cada vez se habla más del cáncer, para José María Freire “sigue habiendo mucho tabú, mucha necesidad de proteger a los míos, mucha necesidad de proteger al propio enfermo” entorno al cáncer.
 Así lo confirma Lis que asegura que siguen ocultándose casos y que mucha gente no habla abiertamente de la enfermedad. “La gente no quiere hablar sobre el cáncer, por eso les invito a que venga a las reuniones del grupo de apoyo. Aquí no estamos hablando de la enfermedad continuamente. Nos reimos, echamos broncas sanas a las que están más desmoralizadas, nos lo pasamos muy bien”, explica esta mujer para quien lo importante es vivir el presente.
Lis no entiende esa ocultación que se hace de la enfermedad ni da importancia tampoco a la pérdida de pelo ni “a la cara de quimio” que dice que se les pone a las personas con cáncer porque, puntualiza, “estás aquí y puedes ver la luz del sol”.

Normalizar la enfermedad
Para Freire la clave para superar ese tabú es normalizar la enfermedad, aceptar que se tiene una enfermedad. Cuando te diagnostican, explica, “tengo que convertirme inmediatamente en enfermo y hacer mi papel de enfermo lo mejor posible. Soy un paciente que está pasando por un proceso muy complicado en el que se está jugando mi vida y voy a ponerme en manos de los especialistas y de los que me cuidan”, señala este psicólogo que lleva muchos años tratando con personas enfermas de cáncer.
Para José María Freire el entorno en el que vive el paciente es clave para que el proceso se afronte de una forma más positiva o negativa y hace hincapié en la necesidad de respetar la libertad de la persona enferma a la hora de decidir cómo quiere ser cuidada. Lo que está claro, señala el psicólogo del grupo de apoyo de Culleredo es que, “una actitud positiva” es clave para afrontar todo el proceso.
 Y para llegar a esa actitud positiva hay mecanismos y herramientas como los que se pretenden trasmitir en los grupos de apoyo que se organizan cada mes en Culleredo. 

Tags: