El club Acordes de Oleiros aspira a campeonas de España

Posiblemente la Escuela de Gimnasia Acordes de Oleiros esté viviendo uno de sus mejores momento deportivos con el equipo senior de gimnasia estética que en la última competición mundial ha quedado en décima posición.
 La gimnasia estética es una especialidad de la rítmica pero en la que no se utilizan accesorios, además se practica en grupo y tienen más valor aspectos estéticos como la coreografía y la expresión, y se valora menos la técnica.
Esta disciplina gimnástica, por ahora, es un deporte minoritario y en España todavía no existe una Federación, pero cuentan con la Asociación Española de Gimnasia Estética de Grupo, y aunque en Galicia se conoce poco, en toda la costa mediterránea tiene mucha tradición y existen grandes diferencias de calidad con el resto de las comunidades, de las que destacan la Valenciana y la Catalana; y a nivel internacional los lugares punteros son los países nórdicos, por ejemplo, en Finlandia es un deporte de masas.
Las fechas claves para el club son el 7, 8, y 9 de abril en Igualada, donde se celebrará el clasificatorio nacional, que si quedan entre las tres primeras sería el pase para ir a finales de mayo al Campeonato del Mundo en Helsinki.
La entrenadora del equipo es Ruth Balbís Calviño, que está formado por 12 gimnastas gallegas con edades que van desde los 16 a los 22 años, y son: Irene Riveira, Brenda Romero, Claudia Remeseiro, Elena Carro, Paula Vicente, Noa Blanco, Laura Nieto, Natalia Sotelo, Andrea Serra, Eva González,  Arantxa Baizán y Paula Pérez.
El objetivo del equipo es quedar como campeonas de España, que según su entrenadora, Ruth Balbís, “es la ocasión en la que están más cerca de lograrlo. Somos muy competentes y fuertes, aunque para conseguirlo tenemos que pelear entre los tres primeros puestos del ranking nacional, que todos son muy competitivos y con un nivel muy alto”.
Según Balbís “aunque se valora más la parte coreográfica y estética, y menos la técnica que en la gimnasia rítmica, es un deporte muy exigente igual, pero te da la opción de poder retirarte más mayor”.Como lo han descrito las propias gimnastas este equipo es una gran familia “va más allá de sólo practicar un deporte”, aseguran.
 Casi todas las jóvenes llevan desde muy pequeñas en el club, la mayoría desde los 5 años.  La base del equipo se ha formado en los últimos 3 años, y en el se han conjugado a la perfección la energía de las más jóvenes con la experiencia de las mayores, característica que según Ruth Balbís ha conseguido que “se cree un grupo muy compacto y unido, con muchas ganas y expectativas. Las más maduras se dan cuenta de todo y lo hablan en el momento, además ayudan a las jóvenes que han encajado genial en el grupo”.
Como dice Balbís “es un mérito el esfuerzo que hacen y se merecen el éxito, son muy disciplinadas. Además algunas llevan mucho tiempo arrastrando lesiones, a lo que hay que sumar que también tienen que estudiar mucho, sobre todo, las que están haciendo carreras universitarias. De hecho, algunas de las jóvenes han dejado el equipo en algún periodo por el exceso de carga de trabajo que suponía, pero luego vuelven”.
Para la entrenadora es un grupo de gimnastas muy competitivas, pero no en el sentido de sólo ganar, si no como recompensa del esfuerzo de todo un año de trabajo, afirma que “prefiero que sean humildes y trabajadoras, de hecho, quizá en algún momento puntual necesitaríamos tener menos humildad y tener más empuje”.

Las jóvenes gimnastas
Las doce vienen de diferentes colegios de la comarca o están estudiando alguna licenciatura, hay alumnas del Instituto María Casares, de Jesuitas, Salesianos, IES David Buján, etc, y otras lo compaginan con carreras universitarias o de formación profesional como arquitectura, nutrición, actividades físicas deportivas, etc.
Como afirma su entrenadora “es un mérito lo que hacen. Son niñas que llevan mucho tiempo sufriendo lesiones, vienen a entrenar todas las semanas y además estudian. La competición es muy exigente y ellas siempre responden bien y con mucho esfuerzo”.
Ninguna siente que acudir todas las tardes de los viernes y los sábados por la mañana durante muchas horas a entrenar al polideportivo del CEIP Rabadeira, que les permite utilizar el ayuntamiento, les haya robado la opción de hacer otras cosas. Aseguran que “siempre venimos contentas y con ganas, y como lo llevamos haciendo casi todas desde muy pequeñitas para nosotras es lo normal y lo que nos gusta”. La gimnasta, Paula Pérez, dice que “entrenar es una rutina y forma parte de tu vida, de hecho, no recuerdo no tener que venir a entrenar”. Aunque según algunas “todo cuesta y aunque tiene su precio compensa mucho porque inviertes tú tiempo en algo que te gusta de verdad, y si te organizas da tiempo a todo”.
Un caso especial es el de la gimnasta Eva González de 20 años, natural de Xinzo de Limia en Ourense, que empezó con la entrenadora a los 7 años y desde los 9 se traslada hasta Oleiros todas las semanas para entrenar. Ruth Balbís cuenta que es “como mi hija y cuando viene se queda en casa de las compañeras de equipo, ahora está estudiando en Lugo y es más fácil”. De hecho, Eva González llegó a dejarlo en algún momento, pero volvió pues como dice ella “lo había dejado porque es mucho esfuerzo cuando tienes tanto que estudiar, pero he vuelto porque aquí estoy con mis compañeras de siempre y las echaba de menos”.
Todas estas atletas han llegado a la gimnasia estética tras pasar por la rítmica, afirman que “una vez que ya eres mayor para la rítmica la estética te da la oportunidad de no tener que dejarlo todo porque no requiere tanta exigencia física y elasticidad, aunque es más elegante, y practicarla en grupo anima mucho”.
A todo el equipo les gustaría que fuera un deporte federado, por lo que dispondrían de más ayudas y subvenciones, actualmente sólo cuentan con una subvención, que es menor que las de otros deportes por ser una asociación, que les da el ayuntamiento de Oleiros; y no reciben ninguna de la Xunta ni de la Diputación, por el mismo motivo.Sobre esta cuestión, Brenda Romero de 16 años y que todavía está en el Instituto, cuenta como ella cambiaría completamente su futuro si fuera un deporte federado, “supongo que entonces podríamos acudir a la olimpiadas y lo dejaría todo por conseguir una beca ADO, transformaría toda mi vida”.
El futuro a corto plazo del equipo es muy positivo, con dos pruebas en poco tiempo que les puede llevar a conseguir los mayores logros gimnásticos de sus vidas; y a largo plazo, se encuentran en un momento muy crítico, porque aunque están muy motivadas, esta disciplina demanda mucha implicación de los padres en tiempo y en recursos económicos.
Pero como siempre cuando unas jóvenes como este equipo oleirense triunfa es por que tienen todo el apoyo de sus familias. Cuentan las gimnastas que “aunque no nos pueden acompañar en muchas ocasiones, tienen su grupo de madres de whats up y vienen a buscarnos todos al aeropuerto con pancartas y todo. Nuestras familias lo viven como si estuvieran con nosotras”.
 En estos momentos, tanto las gimnastas como la entrenadora están convencidas de que pueden volver a Galicia con la medalla de oro del campeonato nacional, y como dijo con seguridad la joven Andrea Serra, “creo que vamos a conseguirlo”.

Tags: