Marco García, del Balonmán Culleredo a la Selección Gallega

­Por probar, empezó hace tres años Marco García De Castro a practicar balonmano en el equipo en el que jugó su padre, el Balonmán Culleredo, y la verdad es que el deporte le enganchó desde el principio.
 En solo tres años, Marco se ha hecho ya un nombre en el equipo y ha sido llamado el pasado año para jugar con la Selección Gallega. Este jugador, natural de Mera, lamenta el poco peso que tiene el balonmano dentro del deporte español. “En la televisión solo hablan de fútbol y de baloncesto, y al balonmano le dan muy poca importancia. Si le diesen más importancia seguro que habría más gente jugando”, explica este joven deportista que ya tiene a su hermano, Roi, siguiendo sus mismos pasos.
“Siempre me gustaron mucho todos los deportes. Este lo probé y me gustó mucho”, señala Marco que está encantado de haber podido competir con la Selección Gallega.
“Es algo que no me esperaba. En el primer torneo no me cogieron y en el segundo, ya entrené mejor y me cogieron. Y me gustó mucho, la verdad”, señala este joven de Mera que destaca como esa experiencia le ha servido para “ver el balonmano que se está haciendo en toda España en mi categoría y para conocer gente nueva”. Destaca la competitividad que vivió durante los partidos que jugó con la selección, algo que no ve habitualmente en los partidos que juega con el Balonmán Culleredo.
Admira a Mikkel Hansen y Nikola Karabatic y si bien por ahora solo quiere seguir disfrutando de este deporte, como cualquier joven sueña con “jugar en una buena liga y en un buen equipo y, si puede ser profesionalmente, mejor”, confiesa, al tiempo que asegura que lo único que tiene que hacer en estos momentos es dar lo máximo de sí para saber si, con el paso del tiempo, su sueño se puede hacer realidad.
 Un jugador con gran proyección
“Es un jugador con una gran envergadura y sus cualidades más grandes son la gran capacidad de visión de juego que tiene y un gran lanzamiento exterior que, para sus años, es una gran virtud”, señala su entrenador Abel Valcárcel que añade que el trabajo del día a día es esencial para conseguir el máximo rendimiento.
Abel destaca la gran proyección de Marco y señala que “si está centrado y trabaja bien, es un chaval que puede tener una proyeccción bastante grande ” al tiempo que añade que el hecho de que Marco haya sido convocado por la Selección Gallega también es, para el club, “un reflejo del trabajo que se está haciendo desde hace cinco años cuando volvimos a refundar el Balonmán Culleredo y se ve que se van consiguiendo pequeños frutos. Este año Marco ha ido a la Selección, y de su grupo han sido preseleccionados cinco jugadores. Yo creo que Marco es el primero de muchos que vendrán por detrás”.
El debut de Marco en la Selección Gallega supuso una gran ilusión para sus compañeros de equipo que ven como, todo el esfuerzo que están haciendo, ha tenido su recompensa.

Los infantiles a por el Campeonato de España
Después de convertirse en campeones de liga, el equipo infantil en el que juega Marco lucharán por una plaza para el Campeonato de España que arranca, con una primera fase, el fin de semana del 7 de abril. El entrenador, Abel Valcárcel, sostiene que hacerse con un hueco en la primera fase es más que factible y, aunque la segunda fase es ya más complicada, nunca es descartable que los de Culleredo se hagan con una plaza y compitan a nivel nacional.
Valcárcel reivindica un mayor peso para el balonmano y aunque es consciente de que luchar contra el fútbol es imposible,  aboga por la profesionalización del deporte. “Es importante que la gente que trabaje en el deporte no sean meros amateurs que vengan con ilusión a trabajar, tiene que ser gente profesional que venga a hacer su trabajo. La gente que viene por amor al arte, llega un momento de su vida que, por trabajo o familia, tienen que abandonar el deporte y nos perdemos grandes profesionales y personas que tienen mucho que aportar a este deporte. Los más importante es que la concepción del deporte minoritario tiene que dar un cambio en cuanto a las estructuras de los clubs, y para eso las instituciones privadas son las que tienen que dar ese apoyo para poder trabajar de una forma seria. De otra forma es inviable”.

Tags: