Bye, bye, Calleja

Opinión. Hortensia Araújo.— Las Elecciones del 24 de mayo, dejan al descubierto las carencias de un partido con arraigo en Vegadeo como lo fue el PP. La política de cortijo privado de los últimos cuatro años de gobierno de Begoña Calleja dieron paso al clamor popular de los vecinos en la entrega del gobierno al PSOE.
Los votos del partido de Álvarez Cascos con los que contaba la popular Calleja para gobernar con mayoría absoluta, fueron a parar al PSOE en un claro efecto de voto útil para retirar del Consistorio a quien sin ningún pudor se burló de todo un pueblo durante cuatro años. Y aún creyó que debíamos estarle agradecidos por su nefasta gestión, su profundo ego, caciquismo puro y duro, abuso de poder y persecución política ante aquellos que no estaban de acuerdo con sus propósitos. Su actuación en diversos expedientes municipales la llevaron durante el último año varias veces a declarar como imputada en el Juzgado de Castropol. Claro que la altivez le impedía hablar de ello.
Por parte el PSOE, se presume un equipo que, pese a las diferencias que pueda haber con los demás  partidos, en su discurso de investidura tuvo presente a los tres grupos que optaron a la alcaldía, en un claro guiño a la cordura y a tender una mano a todos para trabajar por un proyecto común: Vegadeo.
CIVE, tercer partido que se quedó sin representación municipal, pero que recogió unos cuantos votos, pasará ahora a ser Asociación Vecinal para la defensa de los intereses del pueblo de Vegadeo.
La macroactuación estelar de Begoña Calleja en su huida de fin de legislatura dice mucho de quién es, y nos ha dejado claro a todos la categoría del personaje, claro que el daño no sólo es para ella, también lo es para el PP de Vegadeo. Hace un par de años, dije a los medios que el tiempo podría a cada cual en el lugar que le correspondía, a los hechos me remito. Bye, bye, Calleja.

Tags: